jueves, 30 de julio de 2015

Sin editar

Los zapatos bonitos
te hacen heridas,
los trajes de gala
no te dejan respirar,
ese reloj de última generación
sólo tiene 10 horas de batería…
No,
no tengo una “vida perfecta” que ofrecerte,
pero si quieres
podemos compartir esta.

miércoles, 29 de julio de 2015

No es huir



No es huir, es supervivencia.

Cierro la puerta y respiro.
No es un himno,
es un rito;
y la única forma que conozco
de seguir mi ritmo.

¿Decís que me escondo?
más bien os silencio;
las voces tras la puerta
no hieren a quien está dentro,
y es por eso
que es tan eficaz mi fortaleza.

Cuando el mundo es una mierda
sólo regreso y cierro la puerta.
Tras ella, tu absurdo parloteo
banal y completamente deshonesto;
tras ella, la mierda de sociedad
que no extiende la mano,
que no ayuda,
que no hace ni el más mínimo gesto…
Tras ella, todo lo que no quiero.

Y al cerrarla,
los cierro a ellos:
ya no dañan,
ya no duelen,
sólo callan
y yo vuelo,
y soy libre...
porque la única copia de la llave
está en mi mano
y la única cerradura,
está por dentro.

lunes, 27 de julio de 2015

(No) te conozco - #Versato



Conozco tu cama,
tu perfume,
tu conjunto favorito
y cada centímetro de tu cuerpo.

Conozco el sabor de tus labios,
la intensidad de tu mirada,
tu juego de manos
y tu posición preferida.

Recuerdo vagamente el tamaño de tus pechos,
el color de tu piel,
la  textura de tu pelo…

Y si soy sincero,
no te conozco.

No sé tu nombre,
ni tu comida favorita,
ni si eres poeta.

No sé si lees,
si bailas,
si sales de fiesta…

Nos hemos acostado una y mil veces
y aún no sé
ni qué desayunas…


sábado, 25 de julio de 2015

Mi(s) recuerdo(s)



En una habitación
llamada “mis recuerdos”
hay una foto tuya tirada en el suelo.

Cada vez que busco en los rincones
una emoción olvidada,
algo con lo que empezar un verso nuevo,
una razón para sonreír…
Me mira a la cara una vieja foto
(una foto rota,
un recuerdo intacto)…

Me miran tus ojos arrugados
desde aquel París que no viví contigo,
me mira esa sonrisa
sucia por los años
a la que jamás le faltará el brillo,
me miras tú
y todo lo demás queda olvidado.

En una habitación
llamada “mis recuerdos”
he puesto un post-it a tu foto
 “éste acuérdate de olvidarlo”.

jueves, 23 de julio de 2015

Praga



Levanté la vista y ahí estaba;

¡Praga!

¿Cuántas veces habría soñado
con cruzar sus calles?
¿Cuántas veces me habría peguntado
cómo serían sus casas?...

Praga, Praga, Praga…

Recorrimos la ciudad como soñadoras,
sin hacer más fotos que las de la memoria;
nos paramos delante de sus estatuas,
nos sentamos en el verde de sus parques,
comimos en el mejor de sus restaurantes…

Praga, Praga, Praga…

Todo olía a sueño,
a alegría,
a felicidad embotellada…
Hasta la lluvia mojando tu pelo
o los charcos que hacían de espejo.

Praga, Praga, Praga…

Levanté la vista y allí estaba;

«Skype informa “fin de llamada”»

Praga, Praga, Praga…


sábado, 18 de julio de 2015

Close your eyes

You came alone,
I remember you told me
you mind was about to blow
“it’s been a really hard day, honey”
you whispered while falling on the mattress .
 I didn’t know
what was exactly going on,
but I did gave you an advice:
“my pretty girl,
please close your eyes,
dreams will heal you,
and tomorrow
you’ll be fine”.

When we wake up
the morning after
first thing I saw was you smiling…
and you kind of murmured:
“I owe you an apology”.
Just before
you’d kissed me.

viernes, 17 de julio de 2015

Guerrero - #Versato


En un rincón apoyé el escudo,
dejé caer la espada en el opuesto,
y así, despojado de armas y armadura,
me lancé a la batalla sabiéndome ya muerto.

El rival no me era desconocido,
más que la guerra, aquello parecía un déjà vu,
pero cuando el acero de su espada me atravesó el pecho
supe que esta vez, uno de los dos habría de salir en ataúd.

Me levanté sin prisas
con las pocas fuerzas que me quedaban,
y fue entonces cuando miré a mi enemigo por primera vez,
¡cuán grande fue mi sorpresa al reconocerme en su cara!

Había salido a luchar contra el Mismísimo,
aquel contra el que nadie antes había vencido,
me habían metido el miedo en el cuerpo
y resulta que el guerrero no era otro que yo mismo.



Lo más leído