martes, 25 de julio de 2017

Poetas

Todo gran poeta
busca desesperado su musa
en playas,
en montañas,
en parques…
quizás en el fondo de un vaso de vino
o en un litro de cerveza helada.

Todo gran poeta
busca desesperadamente un rincón secreto
una guarida,
un lugar donde perderse a escribir;
el mejor escondite de la realidad,
algo solamente suyo,
oculto,
aislado,
tranquilo…

Todo gran poeta
busca.

Todo gran poeta
anhela.

Todo gran poeta
envidia…

eso que yo encontré en tu mirada,
eso que tú dejaste en mi voz,
la libertad, que esconden tus abrazos...





viernes, 14 de julio de 2017

Pongámonos ciegos

Hay noches
en las que borro los sueños
por miedo
a que al ver la realidad,
se tiñan de idiotas
y los tilden de frágiles.

Sueños
que hablan de risas,
de un futuro brillante,
de un mes sin tu ausencia…

Hay días
en los que el sol nos da la razón
y nos concede 5 minutos más
antes de cegarnos
para que el mundo
no parezca tan cavernícola…

Por días como esos,
por noches compartidas,
por realidades ciegas
y deseos mudos…

Por sueños
que son poesía...

¡Alcemos los versos!



domingo, 2 de julio de 2017

Cadáver exquisito con @Sandraggo

Una vez más, Sandra y yo nos lanzamos con esta técnica para hacer cosquillas a las musas y que nos traigan nuevas ideas. Para el/la que no sepa cómo funciona; un cadáver exquisito consiste en que una empieza con un verso, lo tapa, y la otra continúa el poema sabiendo sólo la última palabra del verso anterior (y así hasta que se acaba la hoja). 

Hay veces que basta una mirada
Siempre huyendo del horizonte
Tan inmenso que deseas perderte en él.
Perdido justo frente a la meta
¿y qué más da si esta vez no llegas?
Eres eso que siempre quisimos
También odiamos, amamos y perdimos
Y el tiempo no camina de espaldas
Vale, puede que esto no tenga sentido
Y acabó como todo... De repente


VdB Rock 2017

martes, 27 de junio de 2017

Mi primera vez - #HistoriasConOrgullo

Me miro al espejo una vez más. Alzo los brazos, arqueo las cejas, vuelvo a ponerle muecas a esa payasa que tengo delante. Nos reímos un rato juntas por lo escotado de la blusa que nos regaló la abuela.  

Me pruebo una de mis camisas, ya van cuatro cambios de ropa en media hora. Gana la camisa nueva, esa del grupo de moda de hace 20 años, negra por supuesto. Saco el collar de púa que conseguí en el concierto. Ahora sí.

Doy una vuelta, me miro el culo... Me empiezan a quedar grandes estos vaqueros. Mi cinturón de calaveras y arreglado.

Abro otra vez el armario (ironías de la vida), busco ese sombrero de rayas y por el camino alcanzo las converse. Me las ato con mis nuevos cordones de arcoíris, me pongo la mochila de Shane que me hizo a mano mi niña y le guiño el ojo por última vez al pivón del espejo. Cariño, estás hecha una bollera.

Salgo de la habitación más feliz que nunca y veo a mi madre en el salón, leyendo, como siempre.

- Adiós mami, voy ya a la estación, vuelvo en unos días.
- Pásalo bien en Madrid, cielo. ¡Ah! Y cuidaros San y tú, no estéis mucho de fiesta. 
- Tranquila que yo la cuido.
- ¡Qué orgullo de hija! Disfrutad mucho de vuestra fiesta.
- Gracias mamá, te quiero.
- Y yo a ti, muchísimo más.

jueves, 22 de junio de 2017

Feliz día de la música

Donde descansan los míos
y el sol nunca se pone.

En el rincón de siempre,
al que sigue sin llegar la luz.

Entre las promesas
y los disparates.

En aquel suspiro
al que llamamos hogar...

Locura,
te espero donde siempre
con las alas listas
para salvar el día.

(¡Camarero, suba esa canción!)


Lo más leído