lunes, 19 de noviembre de 2018

Me pudo el miedo

Me pudo el miedo;
se perdió tu aliento.

En la orilla de este mar eterno, intento
recuperar el sueño que se diluyó en tu ausencia.

Nos robaron nuestros juegos sin malicia,
y la infancia no sobrevivió a este vuelo;
demasiadas turbulencias para salir a flote…
Mañana será otro día, sí,
pero en el mismo bote.

Me faltan fuerzas para escribir tu risa.
Sé que se la llevará una vez más la brisa
y volveremos a ser cenizas incendiaras,
desgarrando la mirada en plena huida,
dejando el rastro rojo-ira en la memoria y el presente
y derramando el alma sin barreras…
Cuando se bañe la luna en esta hoguera
ya no quedará París donde perderse.

Me arrodillaría de nuevo ante la sombra
de aquella noche fugaz en tu castillo.
Tú, que no creías en princesas
(ni llevando tu corona en la chistera),
despertaste la magia en tus pupilas
haciendo de cualquier rincón mi país de las maravillas.

Pero para ser tu Alicia, me faltaron agallas...


martes, 13 de noviembre de 2018

Tintas de cuento

Te he escrito desde el alma tantas veces,
que me he aprendido de memoria
tus cicatrices más secretas,
porque es mi cuerpo quien las guarda.

He contado tu historia con cariño
y la nuestra entre mil mares,
como el último recuerdo que dejaste,
perdida en los pétalos que arrancamos.

Guardo todavía el único regalo que no llegué a darte
con el mismo mimo que una madre
abraza al bebé recién nacido,
aun estando aún envuelto en sangre.

He bañado en sal cada herida que llevaba tu nombre,
pues no quiero que sane, se cierre
y te marches.

No te gustaron nunca los finales,
ni las despedidas,
ni los recuerdos fugaces...

Jamás cerraste una puerta al marcharte,
te gustaba dejar las luces prendidas;
"para descubrir nuevas sombras
y hacer las paces con los rincones".

Y así mismo abandonaste el cuento,
dejando la página en blanco,
con el final abierto
más cruel
de la historia.


jueves, 8 de noviembre de 2018

Tu(s) ganas

Hallé la ruta señalada en el cruce de caminos.
Descubrí el perfume del futuro,
la verdad de las mareas,
las respuestas más buscadas…
Vi de cerca el paraíso.
Encontré paz entre aventuras,
protección y libertad en equilibrio.

Rocé el cielo.
Alcé el vuelo.
Fui feliz…

Por poco tiempo.

Me duró poco el sueño eterno.
Supo a gloria cada verso,
pero no se quedó en mis labios
el sabor de ser
el destino perfecto de este vagón a la deriva.

Siete meses entre tus brazos,
treinta y seis tú en mis puñales…
Y en nada llega la centena,
con la misma rabia,
con la misma pena,
con el mismo sueño;
volver a caer rendida entre tus brazos,
dejarme respirar en tu aliento,
sentir, una vez más, tu fuego,
fundirme contigo de nuevo…

¡Qué suba la marea y se trague esta playa!
No queda un solo rincón de mi orilla
que no se ahogue en tus ganas.

Ocho años sin tu nombre,
y aún sigues derrumbando mis murallas.



martes, 30 de octubre de 2018

Lágrimas secas

He aprendido a respirarte;
guardarte en lágrimas secas,
que ya no mojan la máscara de papel
en la que nos olvidamos.

Te me has desgastado en la memoria
y te mezclas en cada acorde,
aferrándote a mis ganas de pasado... 

Hoy, que el presente es gris promesa
y la vida sonríe de lado, 
como tanto te gustaba, 
como tanto nos gusta(ba)mos...

Te he aprendido,
en la ausencia de tu rastro
he aprendido a perderte.

Me he dejado prender viva,
apagándome en tu corazón en llamas. 
Y me he rendido a tus nubascos,
saboreando el olvido de tus huesos,
rumiando el hambre de tu boca...

He arrastrado tus cadenas,
intentando dibujar tu marcha,
trazando el paso de tus huellas...
se ha reencontrado el camino con tu ausencia
y me ha dejado
tan solo 
este poema mal escrito
para pedirte perdón
por no pedir 
que te quedaras. 


jueves, 25 de octubre de 2018

Micro-Relato: Alerta


Que suenen todas las alertas y se acabe la calma; que cunda el pánico y desatemos las tormentas. No se trata de cuentos, sino de hacer historia.



Lo más leído